miércoles, 30 de mayo de 2007

¿Y AHORA QUÉ?


¿Y AHORA QUÉ?

Cuánta gente se habrá hecho esta pregunta desde que se hicieron públicos los resultados del 27-M. Prácticamente todos, creo yo, los que de una manera u otra nos hemos implicado en la campaña electoral de Fanlo. Los unos se la hacen desde la victoria electoral. Otros nos la preguntamos desde la esquina opuesta.
“¿Y ahora qué?” no puede ser una pregunta retórica y nadie debe dejar que en eso se convierta.
La pregunta de marras debe ser la madre de todas las preguntas.
El movimiento de oposición que se ha generado contra la manera de pervertir y gestionar la voluntad popular de BalliBió en estos últimos años no debe morirse en una puñetera pregunta sin respuesta.
Todos los que de una manera u otra representamos la oposición a la manera de hacer política-negocio del PAR hemos perdido las elecciones. ¿Y ahora qué? ¿Hay que felicitar al vencedor? Rotundamente no.
No, porque la legitimidad democrática no la da, exclusivamente, el recuento de los votos. La legitimidad democrática la otorga la limpieza en el proceso que desemboca en un recuento de los votos.
Horacio Palacio, candidato del PAR, no tiene legitimidad democrática porque no ha jugado limpio con el censo. Ha pasado olímpicamente de las recomendaciones de la Oficina Provincial del Censo en Huesca para que corrigiera las irregularidades detectadas. Y ha pasado porque sabía que en un proceso ajustado a la ley iba a perder las elecciones. Horacio Palacio ha manipulado la voluntad de la población real de Ballibió. La democracia en Sobrarbe y en España está bajo sospecha. Y lo peor no es eso. Lo peor es que no parece que la cosa le importe demasiado a nadie.
En un Estado, la democracia es un sistema frágil e interconexionado. La democracia no permite compartimientos estancos. Por tanto, aunque en Huesca, Córdoba o Madrid, el proceso sea limpio y legal no puede hablarse de verdadera democracia a nivel estatal si el sistema admite por acción u omisión que en la más remota aldea de España las elecciones se cierren con una mínima mancha sobre la legitimidad del proceso. En Fanlo no hay una mancha sobre el proceso, hay una carga de fiemo.
En España no existe una verdadera democracia porque, al menos, en muchos lugares del Sobrarbe el proceso está podrido. Algo con lo que ya contábamos. Con todo y con ello hemos jugado la partida… pero no hemos perdido. Nadie que va a una batalla de denuncia, de concienciación social o, incluso, de desgaste, pierde si los objetivos se cumplen y esos eran nuestros objetivos reales. Nadie creía posible ganar estas elecciones.
Visto desde la acera contraria puede que Horacio y el PAR estén contentos con los resultados si se atienen a las cifras pero los números son fríos y poco elocuentes sobre lo que ha pasado.
Sobre el PAR y sobre Horacio se ha hecho mucho ruido y el ruido no es bueno para algunos negocios. La imagen de Horacio en la Comarca ha salido debilitada. El PAR también. Pero sobre todo estas elecciones han servido para que muchos lleguen por fin al convencimiento de que la única manera de cambiar radicalmente las cosas en Ballibió es desde los órganos de gobierno. No hemos llegado, no; pero también hay medios de canalizar las inquietudes que por fin se han destapado y aunado. Eso, al menos, me gusta creer.
¿Y ahora qué? Pues ahora a seguir trabajando desde otras instancias pero antes debería existir, de una vez por todas, una clarificación y un compromiso serio sobre los objetivos de un grupo que se ha mostrado activo a corto plazo. Ahora nos toca un largo camino y todos deberíamos haber aprendido que unas elecciones no se ganan con desahogos por internet y sí con el trabajo diario a largo plazo, con la oposición diaria y con la necesaria cohesión.
Busquemos un candidato de consenso. Alguien que conozca en profundidad el día a día del valle, los puntos débiles de Horacio, sus artimañas, sus trapos sucios. En definitiva, alguien detrás del que ir en una lista electoral.
Iván ha hecho un trabajo del que debería sentirse orgulloso. En poco más de dos meses ha conseguido unos resultados más que honrosos. Pero, sinceramente, creo que necesitamos a alguien como Ramón de Tieso. Claro está, en el caso de que Ramón entienda que sus intereses personales son compatibles con los mayoritarios del colectivo. Sentémonos con él. En su día ya demostró que era una persona honesta. No digo un santo, digo una persona honesta. Puede que eso le costara el puesto.
Mientras tanto habrá que emplearse a fondo para controlar el caciquismo del PAR personalizado en Horacio Palacio. Muchos son partidarios de encauzar las inquietudes del colectivo en una nueva asociación de vecinos. Adelante. Yo sigo pensando que nos encontraremos con el mismo problema con el que ya nos hemos topado en “Las Gloces” sin que hayamos intentado en serio potenciar las posibilidades de control del poder que esa asociación de vecinos permite.
Tenemos cierto acceso a los medios de comunicación. Tenemos la Comarca. Lo que no sé con seguridad es si tenemos fondo y ganas para llegar a nuestra verdadera meta: Ballibió 2011.
El que piense que sí, que podemos y, además, debemos, que deje de lado personalismos que vayan en detrimento del objetivo. Yo estoy dispuesto a ello. Que cuanto antes se convoque una asamblea para todos aquellos que quieran participar de la idea y pongámonos a trabajar. Que el cacique sepa que no lo va a tener fácil, que vamos a seguir peleando porque el presente y el futuro de Fanlo no vayan por un camino que desemboca en dos o tres cuentas corrientes. Que sepa que esto no ha sido una charra en un pedriño cibernético.
Hay algunas preguntas que son la madre de todas las preguntas pero que si no se responden con hechos se quedan en preguntas-putas y respuestas-hijas de puta.
¿Y ahora qué?

4 comentarios:

Pablo dijo...

Hay más de cincuenta personas con derecho a voto en Fanlo, i un número indefinidos de gente más o menos vinculadas al Valle, dispuestas a trabajar desde la oposición. Si bien generalmente la situación vuelve a su cauce después de unas elecciones, y sobretodo después de una derrota - que no lo fue según nuestro punto de vista-, ahora estamos delante de un movimiento que ya está en marcha. Cuando uno llega a la cumbre de una montaña, se da cuenta que más allá quedan muchas montañas por escalar... Después de esas elecciones, seguramente necesitemos un respiro para recuperar el aliento y para ver cual será la mejor vía para atacar la siguiente ascención... El Monte Perdido fue antaño una utopía, y sigue siéndolo. A por ellos!!!

Angel dijo...

Y yo pregunto. ¿No se puede pedir un recuento de censados? ¿No se puede pedir que se vuelva a votar después de haber hecho ese recuento? ¿No hay ninguna manera legal de comprobar DE VERDAD si el censo está amañado o no? ¿Por qué no se intenta? 4 años son muchos... se puede hacer mucho destrozo en ese valle

Paco Rubio dijo...

Hola, Pablo. Estoy, en lo esencial, de acuerdo contigo. El movimiento está en marcha pero la inercia no dura siempre. También hay otra manera de mirarlo: Aprovechar la inercia que tiene todo este movimiento, no dejar que la gente se desenganche, potenciar y aunar las energías, los sentimientos y las ideas comunes sobre Ballibió y anti-HP-PAR.
A veces uno cree haber subido una montaña y cuando llega a su cima se da cuenta que esta arriba de una loma, que la verdadera montaña está frente a él y que hace falta mucho tiempo y energía para coronarla. Yo me quedo con esta última perspectiva.
Un saludo, Pablo, me alegro de verte por aquí.

PD Si tienes interés en publicar algún artículo en el blog, hazme llegar tu c. electrónico y te habilito.

Paco Rubio dijo...

Angel, puedo decirte que es legal la impugnación de las elecciones pero creo que eso, por pura operatividad y costes, corresponde a los partidos políticos. Si supieramos venderles que podrían sacar rentabilidad política de tal impugnación creo que podrían hacerlo.
Un saludo.